¿»Cara a cara” o “mascara contra cabellera”? en la evaluación anual del desempeño 2017

Todo proceso de evaluación del desempeño anual debería llegar a ser una sesión de trabajo con cierta referencia por parte del colaborador de la calificación esperada, llevarse a cabo de forma transparente y con comunicación abierta en las dos vías: jefe – colaborador. Y esto sucede cuando a lo largo del año existe la buena costumbre de definir objetivos claros, se comunican con precisión las expectativas del logro de las metas, con retroalimentación continua y oportuna, y al menos una vez en el inter del año se realiza un proceso formal de retroalimentación parcial. Cuando esto sucede, en el cara a cara, el jefe y el colaborador tendrán éxito en la entrevista de la evaluación del desempeño, independientemente de la calificación asignada.

Por el contrario, cuando el jefe inmediato pospone durante en el año la comunicación y retroalimentación oportuna y elige darle prioridad a la ejecución de la función a su cargo y/o no tiene interés por el desarrollo de su colaborador; podría esperarse que la entrevista de evaluación de desempeño sea una sesión de “mascara contra cabellera” y que en el mejor de los casos se dé una coincidencia en la calificación esperada – asignada.

Ten presente que la administración del desempeño contribuye en el desarrollo de las personas, impulsa la capacidad de los colaboradores para enfrentar los retos aprendiendo nuevos conocimientos y desarrollando nuevas habilidades, les motiva en su plan de carrera e incrementa el nivel de compromiso para con la organización.

¡Tómalo en serio!, bloquea una hora en tu agenda este fin de año para la entrevista de la evaluación anual del desempeño. Una hora a cambio de todos los días del año que trabajaron juntos este 2017.

Reta El Status Quo.

contacto@resq-rh.com